Somos muchos los que queremos comer rico y saludable a la vez, pero que no nos da tiempo para ir al supermercado a hacer una mega compra o para preparar todos los días grandes menús, ya sea por el trabajo, la rutina se hace cada vez más estresante y terminamos comiendo productos dañinos para nuestra salud.
La alimentación es fundamental para poder sobrellevar el día a día, ya que necesitamos ánimo, mucha fuerza y sobre todo energía para dar el 100% en cualquier actividad a realizar. Por eso, te traemos una opción entre comidas para que te sientas más activo y lo mejor, de una forma más sana, rica y sencilla.
Por eso te traemos esta deliciosa receta de un mega sándwich energético. Y es que ¿a quién no le gusta los sándwiches? A todo el mundo. Y depende de cómo lo prepares y los ingredientes que utilices serán más saludables.
Pero este no es cualquier Sándwich. Los panecillos que usaremos son los Thins: son ligeros, finos y perfectos para preparar sándwiches. Sé que la mayoría de las personas se preocupan por el pan, que si engorda, que si tiene muchas calorías, grasas, etc etc. Este es totalmente perfecto y con un sabor exquisito.
Ahora sí, ¡Manos a la obra! Prepararemos un Sándwich de espinacas, queso y aguacate, divinos, ligeros ideales para llevar al trabajo, la oficina, o algún día de campo o en la piscina.
Ingredientes para 4 unidades:
• 25 gramos de pasas
• 4 panes Thins
• Salsa de tomate
• 125 gramos de queso azul
• Un (1) aguacate
• 150 gramos de espinacas frescas
• Aceite de sésamo
• Sal y pimienta

Preparación:
Para elaborar el relleno cocinaremos las espinacas dentro de agua hirviendo durante aproximadamente un minuto, para luego en un bol proceder a mezclar las espinacas previamente cocidas junto a las pasas, la pimienta o comino, la sal y el aceite de sésamo.
Luego en el pan agregamos salsa de tomate, después colocaremos las espinacas, pondremos unos trozos de queso azul y unas lonchas de aguacate. Para culminar deberemos taparlo con la otra rebanada. Posteriormente se recomienda introducirlo al horno durante 10 minutos a una temperatura de 180ºC, de esta forma lograremos que el mismo resulte crujiente.