Son muchos los suplementos que estas mujeres deseosas de ser reconocidas en las más altas categorías del fisicoculturismo integran a sus dietas y consumen todos los días, mientras se encuentran en entrenamientos previos a sus competencias.

Desde proteínas hasta creatina, glumatina, hierro, menoflavol y colágeno se ha convertido una total mezcla perjudicial para su salud, debido a la saturación que poseen cada uno de estos componentes en nuestro organismo, aunque de igual manera no lo tomen mucho en cuenta porque prefieren jugar con la salud antes de perder una competencia.

Muchos de los seguidores de este mundo en el que el físico lo es todo, comentan que han llegado hasta tal punto de depender de estos diferentes fármacos porque no les basta solamente con tener un buen programa alimenticio ni entrenar más de 2 o hasta 4 horas durante toda la semana.

Antes que todo debes saber que de la única manera en la que algún entrenador pueda recomendarte el uso de diferentes productos y/o multivitamínicos debe como mínimo ser graduado en Nutrición.

Actualmente muchos de los suplementos están altamente diseñados exclusivamente para moldear y tonificar el cuerpo, no para aumentar el rendimiento físico de la persona que se encuentra ingiriéndolos.

Aunque, por más naturales que sean, estos siempre de una u otra forma, alteran las actividades normales de nuestros órganos y el sistema en general, debido a la cantidad de esteroides acompañados de aminoácidos ramificados que la mayoría del tiempo nuestro estómago no logra digerir completamente. Por esa razón, las futuras competidoras deben suministrarlas por vías ultra venosa o intramuscular

Muchas mujeres afirman también que, mientras ingerían cualquiera de estos suplementos han desarrollado variaciones constantes en sus ciclos menstruales o simplemente no logran ovular, y como consecuencia de esto, el cuerpo femenino olvida producir estrógenos. Es por eso que, aconsejan frecuentemente tomar dosis de menoflavol; este elemento realizará el trabajo que normalmente genera el cuerpo de producir estrógenos, generando que él mismo deje de fabricarlos.

Los riesgos que trae consigo el ingerir cantidades y cantidades de suplementos es altamente amenazante para la persona, la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares son dos de las enfermedades más comunes de las que produce este exceso de fármacos en nuestro organismo.