Las personas que deseen  practicar cualquier deporte, lo primero que debe saber, es que antes de empezar a ejercitarse debe preparar el cuerpo con calentamientos suaves  y esto se hace preparando los músculos con actividades de estiramiento, ya que cuando calentamos el cuerpo se evita lesiones, por eso es importante mantenerse flexible después del ejercicio.

Algunas recomendaciones a la hora de estirarse

 Por lo general las personas se estiran a diario, un ejemplo que podemos observar es en los  gatos y también en los  perros cuando se levantan, que se estiran al despertar o cuando tienen flojera. Se recomienda estirarse después de haber practicado ejercicio y hacerlo de manera calmada, para que los músculos regresen a su estado natural.

Respeta tus límites

No debe la persona doblarse como si se  fuese un  contorsionista, y mucho menos cuando se está estirando las piernas y los brazos. Porque los movimientos deben practicarse suave, despacio y de forma constante, esas son las recomendaciones de todo entrenador que tenga experiencia, algo que se debe evitar es jalarse y obligar al cuerpo a llegar más lejos de lo que el cuerpo pueda llegar por que podría provocar lesiones musculares.

Distintas formas de calentar el cuerpo y enfriarlo

  • Tenemos la tensión, es ideal para los estiramientos que no duelan  que ni se sientan.
  • Mantener una buena respiración, se trata de llevar la respiración en la parte estirada hasta llegar a las piernas es una manera de sentirse más relajado.
  • Evitar el rebotes,  se recomienda no rebotar cuando se estira la persona, ya que se tiende a apretar los músculos y no soltarlo.
  • Tener breves descansos, no se debe estirar los músculos lastimados porque se terminaría con lesiones internas en los músculos  o a menos que se trate de una terapia.