Seguramente te gusta el chocolate. ¿A quién no? Y lo más probable es que hayas leído o escuchado muchos de sus beneficios y es así, lo tiene. Pero es cierto también que su consumo tiene resultados negativos, especialmente si se hace con exceso.

La mayoría de los beneficios de este alimento proviene del cacao, exactamente los flavonoides en el cacao. Son causantes de su sabor en los diferentes tipos de chocolates, igualmente previenen a tu cuerpo de una variedad de enfermedades, tales como la diabetes, el asma, y varios tipos de cáncer.

Se ha demostrado científicamente que retrasa la pérdida de la memoria, pero es importante tener claro que no incluye enfermedades como el Alzheimer.

Se sabe además que ayuda a que se fortalezca el corazón, puesto que baja la presión arterial y facilita el flujo de la sangre, dos ingredientes necesarios para mantener el corazón en buen estado.

También es cierto que ayuda a bajar los niveles de estrés, y que puede disminuir el riesgo de padecer diabetes, gracias a los polifenoles que posee el chocolate, haciendo que se incremente la resistencia a la insulina.

Debes tomar en cuenta, sin embargo en los beneficios del cacao es que los chocolates no son iguales. Es decir, debes saber cuáles son sus ingredientes.

Los contras de consumir chocolate son varios. En primer lugar, puede ser adictivo. Al igual que la mayoría de los postres, el chocolate suele ser uno de los más difíciles de dejar de consumir, sobre todo en los adolescentes, ya que debido a sus metabolismos suele volverse adictivo. Como con todo, la moderación es la clave, incluso si el chocolate tiene algunos beneficios impresionantes para la salud.

En segunda instancia, puede generar ansiedad, también nerviosismo, irritabilidad y deshidratación. Y aunque parezca extraño, puede generar daños en la piel, especialmente si tienes problemas con el acné, ya que además puede generar que aparezcan espinillas.

Igualmente se ha demostrado científicamente que puede ocasionar piedras en el riñón, pero calma, de esto solo deben preocuparse aquellos que tengan riesgos de desarrollarlos.

Así que cuando pienses en comer chocolate, toma muy en cuenta sus aspectos positivos y negativos, y toma una decisión.