¿A qué se debe la deshidratación?

Aunque sabemos que el 65% del cuerpo humano está compuesto por agua, este fenómeno resulta cuando se genera un descenso considerable de este líquido vital en nuestro organismo generando una inestabilidad en los niveles de sales, minerales y azúcares en nuestro metabolismo. Esto suele suceder por distintos motivos, como por ejemplo, la excesiva actividad física que realizamos en lugares calurosos.

Síntomas:

  • Dolor de cabeza e irritabilidad
  • Resequedad en la boca.
  • Sed constante y pérdida de apetito
  • Disminución de la cantidad de orina
  • Reparación rápida y taquicardia.
  • Confusión y aturdimiento

¿Cómo afecta la deshidratación a nuestro organismo?

Científicamente se ha comprobado que con tan solo perder de 2 al 4% del agua de nuestro cuerpo, la capacidad física disminuirá automáticamente, es por ello que en las diferentes actividades físicas, todos los participantes suelen llevar consigo un termo o recipiente de líquido, ya que por muy mínimo que sea siempre conllevara a un desgaste, lo que sin duda en caso de que no se hidrataran culminaría con síntomas o estados totalmente perjudiciales ara nuestra salud.

Peligros de la Deshidratación

Una de las consecuencias que trae consigo la deshidratación es en la sangre, debido a que el no tener la cantidad de agua necesaria la volverá densa y viscosa generando un bombeo forzoso en el corazón para mantener una buena circulación y control de la temperatura corporal.

¿Cómo Evitar la Deshidratación?

Ingiere agua aunque no tengas sed: Es realmente necesario que bebamos agua constante y sobre todo previo a cualquier actividad, sean deportes o solo por las condiciones del lugar en el que nos encontremos para hacer dichas dinámicas que realicemos regularmente, también hacerlo hasta cuando no tengamos en absoluto sed para mantenernos siempre hidratados.

Como administrar el consumo de líquidos antes, durante y después

Antes: Una serie de estudios ha comprobado la necesidad de ingerir entre 5 a 7ml de agua por cada kilogramo de peso 3 o 4 horas antes de iniciar las actividades físicas.

Durante: Como nos encontramos en plena actividad física, es totalmente necesario que el consumo de líquido sea mínimo pero frecuente entre cada serie de actividad de realizada, de esta forma el cuerpo se mantendrá hidratado.

Después: Al culminar con las diferentes actividades se recomienda ingerir entre 500 y 700ml de agua por cada 0.5kg de peso perdido, esto aunado de alimentos ricos en sales minerales y por supuesto electrolitos.